lunes, 1 de febrero de 2016

Coplas Jorge Manrique

11

Los estados y riqueza
que nos dejan a deshora,
¡quién lo duda!
no les pidamos firmeza,
pues que son de una señora
que se muda:
que bienes son de Fortuna
que revuelve con su rueda
presurosa,
la cual no puede ser una
ni ser estable ni queda
en una cosa.


12

Pero digo que acompañen
y lleguen hasta la huesa
con su dueño:
por eso no nos engañen,
pues se va la vida apriesa
como sueño.
Y los deleites de acá
son, en que nos deleitamos,
temporales,
y los tormentos de allá
que por ellos esperamos,
eternales



He elegido las coplas 11 y 12 por la razón de que hablan sobre la rapidez de la vida y la inestabilidad de la fortuna. Habla de la vida terrenal y de su fugacidad. Reflexión general sobre la muerte, la fugacidad de la vida y la inestabilidad de la fortuna. Es una reflexión universal, sin particularizar.
En la primera copla habla sobre el dinero y es así como no debemos preocuparnos tanto por lo material, en este caso el dinero, pues una vez hayamos abandonado este mundo nada será nuestro, no poseeremos nada y es una reflexión sobre la avaricia en todos los sentidos. Al final de la copla habla de la estabilidad del dinero, que para el autor es totalmente inestable y no deberíamos gastar fuerzas en pedir estabilidad.
En la segunda copla cambia el tema para reflexionar sobre la fugacidad que tiene la vida, centrados en placeres mas que temporales y son los que nos hacen disfrutar de la vida a diferencia de la preocupación por miedos que cuando lleguen serán eternos.
Interesante reflexión en ambas coplas tanto por el dinero como la muerte, resultan interesantes y cuanto menos reflexivas más aun porque el autor escribió estas coplas por la pérdida de su padre.


















No hay comentarios:

Publicar un comentario