domingo, 7 de mayo de 2017

Comentario De Texto Fragmento Luces de Bohemia

EL MINISTRO: ¡No has cambiado!... Max, yo no quiero herir tu delicadeza, pero en tanto dure aquí,
puedo darte un sueldo.

MAX: ¡Gracias!

EL MINISTRO: ¿Aceptas?

MAX: ¡Qué remedio!

EL MINISTRO: Tome usted nota, Dieguito. ¿Dónde vives, Max?

MAX: Dispóngase usted a escribir largo, joven maestro: -Bastardillos, veintitrés, duplicado, Escalera
interior, Guardilla B-. Nota. Si en este laberinto hiciese falta un hilo para guiarse, no se le pida a la
portera, porque muerde.

EL MINISTRO: ¡Cómo te envidio el humor!

MAX: El mundo es mío, todo me sonríe, soy un hombre sin penas.

EL MINISTRO: ¡Te envidio!

MAX: ¡Paco, no seas majadero!

EL MINISTRO: Max, todos los meses te llevarán el haber a tu casa. ¡Ahora, adiós! ¡Dame un abrazo!

MAX: Toma un dedo, y no te enternezcas.

EL MINISTRO: ¡Adiós, Genio y Desorden!

MAX: Conste que he venido a pedir un desagravio para mi dignidad, y un castigo para unos
canallas. Conste que no alcanzo ninguna de las dos cosas, y que me das dinero, y que lo acepto porque soy un canalla. No me estaba permitido irme del mundo sin haber tocado alguna vez el fondo de los Reptiles. ¡Me he ganado los brazos de Su Excelencia!

MÁXIMO ESTRELLA, con los brazos abiertos en cruz, la cabeza erguida, los ojos parados, trágicos en su ciega quietud, avanza como un fantasma. Su Excelencia, tripudo, repintado, mantecoso, responde con un arranque de cómico viejo, en el buen melodrama francés. Se abrazan los dos. Su Excelencia, al separarse, tiene una lágrima detenida en los párpados. Estrecha la mano del bohemio, y deja en ella algunos billetes.


TEMA
Favor económico ante la situación de un viejo conocido

RESUMEN
El ministro y Max Estrella se reencuentran tras varios años, los cuales fueron buenos amigos en el pasado. Cuando el Ministro ve la situación de Max, compadeciéndose de él, le ofrece una suma de dinero mensual mientras ocupe el puesto de ministro. Sin embargo, Max no venia buscando este favor, sino que se le haga justicia a los que le encerraron injustamente, pero no pudo rechazar la propuesta de su viejo amigo.

ESTRUCTURA
Las 4 primeras intervenciones forman la introducción, en la que se le ofrece el dinero a Max y este lo acepta.
El resto de intervenciones son el desarrollo, en la que toman nota de la vivienda de Max y hablan brevemente del estado anímico de Max Estrella, siempre humorístico.
Por último, la conclusión sería el último párrafo, en el que Max y el Ministro se despiden y le entrega dinero en metálico.

COMENTARIO
No han cambiado mucho las cosas, se nos da la razón una vez más de que los altos cargos funcionan así. Un amigo, familiar o simple conocido con estima es suficiente para gozar de ciertos privilegios al alcance unos pocos elegidos. En estos días es importante tener un conocido ejerciendo como político, banquero o cualquier alto cargo en una empresa, con esto seremos capaces de conseguir trabajo y/o favores en menos de lo que canta un gallo. Con un poco de suerte, paciencia y buena cara lo podremos hacer posible.
He de reconocer que me cuesta ponerme en su lugar, es decir, se parten la espalda a estudiar y trabajar para llegar a un puesto alto y cuando por fin lo consigues, te tienes que jugar el puesto para hacerle un favor a un conocido, porque no podemos olvidar que estos favores se salen del marco legal. Todo esto suponiendo que el alto cargo de turno ha llegado hasta dicha posición honradamente, si por el caso es todo lo contrario, si que soy capaz de ponerme en su situación. Llegan mediante enchufe y ofrecen más enchufes, es como un ciclo, además no les importa perderlo, total, no han pasado por nada para llegar hasta ahí. Lo peor de todo es que tienen preferencia las "recomendaciones personales" que los pobres desgraciados que se atreven a presentarse con una carrera limpia. Los negocios son negocios y este tren no tiene estación de parada. si ya es difícil llegar honradamente, más difícil va a ser desmontar y sobre todo parar toda esta red de chanchullos y favores que están a la orden del día.
Desgraciadamente el mundo funciona así, o empleas sangre, sudor y lágrimas para conseguir una buena posición casi inalcanzable o te buscas un conocido que te "ayude" a llegar hasta la cima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario